pexels-nappy-3584088

Semana 5

La curación continúa y los loquios probablemente han disminuido de volumen. Si sigues teniendo dolor o necesitas todavía medicación para aliviar el dolor, deberías comentárselo a tu matrona. No deberías sufrir dolor de forma innecesaria. También es posible que haya llegado a un punto en el que las cosas te resulten más fáciles, y que el dolor o las limitaciones que sentías antes hayan desaparecido.

La crianza de los hijos varía de una familia a otra y no hay reglas que funcionen para todos. Nadie sabe antes de que nazca un bebé cómo será, ni si será capaz de enfrentarse a la nueva situación en la que se encuentra. No necesitas saberlo antes. Encontrarás tu forma de hacerlo y lo harás bien. También verás que hay mucha gente que quiere decirte cómo hacer las cosas. Escucha los consejos que recibas, pero aplica solo lo que más te convenga. Tú eres la mejor madre para tu hijo. Confía en tus instintos, pero puede necesitar apoyo si te abruman las preocupaciones.

Si el parto fue vaginal

Si has sufrido un desgarro vaginal importante, denominado desgarro vaginal de tercer o cuarto grado, o un desgarro vaginal complicado de segundo grado, es importante que te sometas a un cuidadoso seguimiento, que incluye desde revisiones periódicas hasta programas de ejercicios y, en algunos casos, cirugía. Esto se hará en el hospital donde diste a luz, o en ocasiones en algún centro sanitario especializado en suelo pélvico. Tienes derecho a este servicio. Habla con la matrona del centro de salud al que acudiste durante el embarazo para saber qué rutinas se aplican donde vives.

Si el parto fue por cesárea

La cicatrización después de un parto por cesárea puede llevar tiempo, y no es raro sentir un entumecimiento difuso alrededor de la cicatriz. Casi como si la zona estuviera anestesiada.

Esto se debe a que los nervios se dividieron durante la cirugía, por lo que puede perderse la sensibilidad en la zona durante un tiempo. Los nervios que se dividieron crecen con el tiempo y, al final, volverán a tener la sensibilidad normal. Es posible incluso que experimentes dolor alrededor de la zona de la cicatriz debido a esto. Al principio, los nervios nuevos a veces envían señales «erróneas», por lo que un ligero toque puede percibirse como doloroso. Esto suele ser normal y el tiempo que tarda en curarse varía. Puedes ayudar al proceso con masajes o caricias cuidadosas para «aclimatar» la piel y los nervios.

El tiempo que tardan los nervios en curarse varía, pero deberías tener la misma sensibilidad que tenías antes en el plazo de un año después de la operación.

Referencias: - Janson, P.O. & Landgren, B. (red.) (2010). Gynekologi. (1. uppl.) Lund: Studentlitteratur. - Kaplan, A. (red.) (2009). Lärobok för barnmorskor. (3., omarb. uppl.) Lund: Studentlitteratur. - Myles, M.F., Marshall, J.E. & Raynor, M.D. (red.) (2014). Myles textbook for midwives. (16th edition). Edinburgh: Elsevier. - Savage S. J. (2020). A Fourth Trimetser Action Plan for Wellness. The Journal of Perinatal Education. Apr 1;29(2):103-112. DOI: 10.1891/J-PE-D-18-00034