9-Short-Months-Birth-Center-Verlillian (100 of 127)

5 cosas claves cuando vas a tener hijos

Un niño es mucho más sensible y vulnerable que un adulto y es bueno tenerlo en cuenta en el momento de adaptar tu hogar. Te explicamos por qué:

1. Sistema inmunológico

El sistema inmunológico del niño no está completamente desarrollado todavía y el entorno y el ambiente le afectan mucho más (por ejemplo, se podrían producir irritaciones y enrojecimiento de la piel, eczemas y erupciones, resfriados, etc.).

2. Mayor frecuencia de respiración

El niño respira más veces por minuto que un adulto, con lo que se expone a una mayor cantidad de sustancias perjudiciales para la salud y absorbe más partículas transportadas por el aire. Hay que tener cuidado con las pinturas y los productos de limpieza e higiene, así como con los perfumes y las cremas.

3. Falta de experiencia

El niño no es consciente de los riesgos a los que se enfrenta a diario en el hogar. No tiene la capacidad de evaluar el peligro que conllevan las piezas pequeñas que podría llevarse a la boca, tragar y asfixiarse, o todos aquellos espacios estrechos o aperturas donde podría quedar atrapado, por ejemplo. El niño tiene mucha curiosidad y quiere explorar y aprender; probará esos productos de formas que tú como adulto ni siquiera te puedes imaginar.

4. Piel más fina

La piel del niño es más fina que la de un adulto. Por lo tanto, puede absorber sustancias químicas con más facilidad. Además, al estar en el suelo y gatear la piel está más expuesta a esas sustancias peligrosas.

5. Más grasa corporal

El niño tiene más grasa corporal que el adulto. Las sustancias químicas se disuelven en la grasa, lo que hace que el tejido adiposo acumule y guarde en el cuerpo una mayor cantidad de sustancias dañinas.