Stock-Image68

Beneficios de la oxitocina durante el embarazo y el parto

Los efectos de la oxitocina son positivos para todo el mundo, especialmente para las mujeres durante el embarazo y el parto. Durante el embarazo, los niveles de oxitocina suben constantemente en el cuerpo de la mujer, y se alcanza un pico hacia el final del embarazo. Probablemente este sea un proceso natural que prepara a la mujer tanto física como mentalmente para el parto.

Preparación para el parto

Los efectos de la oxitocina en nuestro bienestar físico y mental vienen con muchas ventajas, ya sea antes o durante el parto. Esto ayuda a la mujer a sentir que no está sola, le permite construir un hogar, y la ayuda a ser más abierta socialmente a las personas cercanas a ella. Esta preparación es un resultado indirecto de la hormona, haciéndola sentir cómoda y preparada. Algunos estudios establecen que los masajes durante el embarazo proporcionan muchos beneficios para la salud, gracias a la liberación adicional de oxitocina en nuestro cuerpo.

Durante la noche, cuando el cuerpo se acomoda al sueño y la consecuente relajación, nuestra sensitividad a la oxitocina se incrementa automáticamente. Probablemente esta sea la razón por la que muchas mujeres comienzan a sentir sus primeras contracciones durante la noche o temprano en la mañana, cuando el cuerpo está más relajado y más receptivo a la hormona estimulante del parto.

Conexión entre madre e hijo

Existen muchos factores que contribuyen al aumento de los niveles de la oxitocina después del parto, tanto en la madre como en el hijo. El olor de la cabeza del hijo tan pronto se le coloca en el pecho de la madre es un buen ejemplo de algo que puede liberar una gran cantidad de oxitocina en la madre. Por esta razón se recomienda evitar colocarle un gorro al bebé durante las primeras horas de nacido, a menos que haya una condición médica que lo haga necesario, tal como un bebé prematuro o con bajo peso. En algunos hospitales, los bebés que nacen por cesárea o como resultado de inducción, también se les puede colocar gorros mientras se recuperan del parto.

Oxitocina sintética

Poco después del parto, a todas las mujeres se les ofrece una pequeña dosis de oxitocina sintética (intramuscular o intravenosa) para evitar la contracción del útero y prevenir un sangrado más fuerte de lo normal. Dentro del útero se forma una herida una vez se desprende la placenta, y esta puede comenzar a sangrar a menos que el útero se contraiga correctamente. Las contracciones del útero luego del parto son conocidas como entuertos y pueden ser más dolorosas a medida que se tienen más partos. Todo esto es controlado por la oxitocina.

Encuentra más información sobre la oxitocina en Artículos y Herramientas en la sección Embarazo.

Referencias: - Myles, M.F., Marshall, J.E. & Raynor, M.D. (red.) (2014). Myles textbook for midwives. (16th edition). Edinburgh: Elsevier.