BBHM-Hospital-Two-65

Fase de expulsivo o fase de pujos

En la fase del expulsivo el cuello uterino se ha abierto totalmente y la cabeza del bebé ha rotado y ha empezado a pasar por el canal del parto. Poco a poco aumentan las ganas de empujar. Cuando la cabeza del bebé haya descendido totalmente y esté en el suelo pélvico será el momento de comenzar a empujar; el reflejo de pujo te ayudará. No podrás evitar hacerlo debido a la presión que en este momento se ejerce contra el recto. La matrona estará presente para acompañarte en todo momento.

En el caso de una mamá primeriza es normal que se necesiten alrededor de 2 horas entre el ensanchamiento total del cuello uterino hasta que la cabeza del bebé llega al suelo pélvico. Después suele llevar una hora de pujos hasta que nace el bebé. Si la mujer ya ha dado a luz suele ser más rápido. Podríamos decir que el primer bebé allana el camino a sus hermanos.

En esta fase vas a necesitar concentrarte en las pausas entre contracciones y encontrar momentos de descanso, aunque sean tan solo unos minutos o incluso menos. Es común que en esta fase la mujer exprese sentimientos tales como: «No puedo más. No aguanto más. Quiero irme a casa». Es precisamente ahora cuando más tienes que creer en que vas a poder lograrlo, que el bebé ya casi está en tus brazos. A medida que aumentan las contracciones finales y el recto recibe mayor presión es común que la mujer esté convencida de que va a defecar y tenga la sensación de que sus genitales van a reventar. Incluso antes del parto muchas mujeres están preocupadas por el temor a sufrir un desgarro importante, lo que es totalmente comprensible. Recuerda que una de las tareas importantes de la matrona es hacer todo lo posible para evitar o minimizar el desgarro tanto como sea posible.

En esta fase, a punto de que nazca el bebé, la comunicación y la confianza entre la matrona y la mujer es fundamental. La matrona te guiará y acompañará. No tienes que preocuparte por eso. Quizás sea tu pareja la que «se sienta excluida» en esta fase, pero emocionalmente su presencia puede darte mucha seguridad.

Sources: - Abascal, G., & Huss, M. S. (2018). Att föda. Bonnier Fakta.