River-Birth-Story-138

Inmediatamente después del nacimiento

Un segundo después del nacimiento del bebé se inicia una nueva etapa: el tiempo con el bebé recién nacido. Los primeros días son de especial importancia para conseguir una lactancia eficaz en el futuro. Los estudios demuestran que la gran diferencia para conseguir una lactancia eficaz es pasar tiempo piel con piel con el bebé directamente después del parto (el bebé tiene que estar en posición de ranita, con la tripita contra tu cuerpo y la nariz a un lado para poder respirar sin problemas) o tan pronto sea posible en el caso de que la madre y el bebé hayan sido separados al momento de nacer por razones médicas.

La mejor preparación a la lactancia – 3 consejos

Las primeras horas después del nacimiento del bebé son de especial importancia para el funcionamiento posterior de la lactancia. Estos son los tres mejores consejos de preparación a la lactancia:

1) Estar con el bebé piel con piel todo el tiempo hasta que haya comenzado a succionar y se haya dormido. 2) Estimular manualmente los pechos para facilitar la producción de leche, en caso de que el bebé no succione el pecho durante las primeras horas de vida. 3) Prestar atención a las señales de búsqueda y succión del bebé. El bebé atraviesa por nueve etapas antes de llegar al pecho e intentar alimentarse por primera vez.

Recomendaciones paso a paso:

1) Piel con piel después del nacimiento Estar «piel con piel» con el bebé estimula un efecto positivo; el bebé tiene la temperatura adecuada, llora menos y utiliza menos sus reservas de azúcar. Además, hay estudios que demuestran que el bebé comienza a succionar el pecho antes, no se tiende a utilizar leche de formula, hay menos necesidad de completar la alimentación con fórmula, solo toma el pecho, y solo se alimenta de leche materna durante un tiempo más prolongado. Además, la madre tiene menos complicaciones en el pecho si el bebé pasa más tiempo piel con piel con ella. En otras palabras, los estudios avalan que el contacto piel con piel es beneficioso para la lactancia.

¡Presta atención al bebé en todo momento y asegúrate de que pueda respirar sin problemas! No puedes quedarte dormida si el bebé está piel con piel contigo boca abajo. Si quieres dormir con el bebé y estar en contacto piel con piel con él, tu pareja o algún otro adulto tiene que ocuparse de prestar atención al bebé en todo momento.

2) Estimulación de la producción de leche Se sabe que las hormonas de la lactancia —oxitocina y prolactina— llegan a su pico máximo durante las primeras 24 horas posteriores a dar a luz. Muchos bebés comienzan a succionar el pecho durante ese período. Pero el bebé podría no agarrarse al pecho si tiene dolor de cabeza si se han utilizado ventosas en el parto, tener náuseas o vómitos o quedarse dormido después de un parto difícil. En ese caso te recomendamos estimular el pecho manualmente.

Un bebé sano que nació en término puede estar sin leche materna ni calostro durante las primeras 24 horas de vida. Pero para estimular la bajada de la leche, aunque tu bebé no quiera succionar o amamantar por ahora, lo que puedes hacer después del parto es estimular el pecho de manera manual para facilitar la producción de leche después. Es preferible que lo hagas durante poco tiempo, pero muy a menudo. Si ves que salen algunas gotas de calostro, dáselas al bebé con el dedo limpio, una cucharita o un recipiente-cuchara.

3) Prestar atención a las señales de búsqueda y succión del bebé – Las 9 etapas del bebé para llegar a la lactancia después del nacimiento Muchos bebés sanos y que han nacido en término —si está piel con piel con la mamá— suelen seguir el mismo patrón de comportamiento durante las primeras horas de vida. Te servirá de ayuda reconocerlo.

Estas son las etapas:

(1) El bebé llora por primera vez; el grito de nacimiento. (2) Se relaja y descansa después del nacimiento. (3) Se despierta, comienza a hacer pequeños movimientos con la cabeza, mira, parpadea, y abre los ojos. (4) Lame y hace movimientos con la boca, señales de succión, mueve la cabeza, trata de coger con las manos. (5) Después descansa un poco otra vez. (6) Se acerca al pecho arrastrándose con movimientos cortos o deslizándose (por lo general hacia atrás). (7) Comienza a familiarizarse con el pecho. Lame el pezón y lo masajea preparándolo para la primera comida. Hay que tener paciencia y dejar que pase el tiempo necesario para el bebé. Después de un rato el bebé comienza a esforzarse por alcanzar el pezón nuevamente. Puede ser que mire a la madre un instante y después comience a (8) succionar el pecho hasta (9) quedarse dormido.

La duración de cada una de las etapas del bebé hasta comenzar a tomar el pecho podría variar.