C83A0974

Interacción

Cada bebé tiene su propia personalidad y temperamento ya desde el momento mismo del nacimiento. Algunos son más fáciles de conocer, otros menos. Las señales de algunos son muy claras, mientras que las de otros no tanto. Simplemente no existen formas correctas ni incorrectas de ser. Una vez que hayas aprendido a conocer las señales de tu bebé te será más fácil interpretar y satisfacer sus necesidades.

Fortalecer el vínculo

Para algunos padres el vínculo con el bebé comienza durante el embarazo, para otros a partir del nacimiento, y para otros podría llevar más tiempo. Estas son algunas maneras de contribuir a fortalecer el vínculo:

  • La necesidad del bebé – Puedes fortalecer activamente el vínculo con el bebé estando atento a tus necesidades de comida, cercanía, cambio de pañales o necesidad de eructar, por ejemplo.
  • Piel con piel –Hay estudios que demuestran que cuando el bebé está piel con piel y con las vías respiratorias libres y el madre o el padre comienzan a hablarle, el bebé responde
  • Aprovecha cuando el bebé esté despierto – Aprovecha a socializar con el bebé en los momentos en los que se muestre satisfecho y despierto.
  • Está presente y comparte tiempo juntos – Fortalecerás el lazo de manera temprana si le cantas, lo miras a los ojos, le sonríes, haces sonidos divertidos, lo arrullas o le das un masaje. Tómate tu tiempo al cambiarle el pañal para disfrutar de ese rato juntos.
  • Habla con el bebé –Comienza a hablarle desde temprano. Especialmente con palabras positivas. Encuentra vuestra forma de comunicaros.
  • Lactancia/alimentación – Dar el pecho o el biberón es mucho más que alimentar al bebé. Se trata de un momento de cercanía, seguridad, tranquilidad y paz y consuelo para el bebé.
  • Piensa y siente que eres la mejor madre/padre –Para el bebé tú eres siempre el mejor madre o padre. El bebé reconoce tu voz desde que estaba en el útero y tu rostro le resulta muy interesante.
  • Limita el tiempo que pasas frente a las pantallas mientras el bebé esté despierto –Intenta reservar el uso del teléfono móvil y la tablet para cuando el bebé duerma.

Después de entre 3 y 6 semanas aproximadamente recibirás una sonrisa que calará hondo en tu corazón de madre/padre. Más tarde cuando hables con el bebé, lo escuches y hagas silencios, el bebé te responderá con sus sonidos particulares de bebé.

Si a diario le besas los pies al bebé, le cantas y lees historias en voz alta estarás estimulando el desarrollo de su cerebro.

Al principio

El primer tiempo con el bebé suele ser un momento de fragilidad y sensibilidad. Todos los padres se sienten más o menos estresados a ratos. Podría deberse al nuevo rol de padres, pero para algunos se trata también de añorar la vida antes de la llegada del bebé. Conocer al bebé lleva tiempo. Si la lactancia no funciona o sientes mucha preocupación es común sentir que no lo haces bien. No eres la única en sentirse así.

Descansa durante el día cuando el bebé esté durmiendo si duermes poco por las noches. Un día podrías elegir quedarte en la cama, y otro salir a tomar el aire, por ejemplo. Vive el día presente, piensa solo en el día de hoy. Respeta tu experiencia y pide ayuda del entorno si es posible. Recuerda que para tu bebé tú eres la mejor y haces todo lo mejor que puedes.