Detroit-birth-photography-HannahS (279)

Lactancia durante las primeras 24 horas

El primer día después del nacimiento del bebé es muy diferente para cada familia. En líneas generales podría ser de la siguiente manera:

Día 1:

El bebé suele está muy activo durante las primeras horas, despierto o listo para coger al pecho. Pero no todos los bebés reaccionan igual. Algunos podrían tener náuseas y vómitos, estar cansados después del parto o tener dolor de cabeza si en el parto se han usado ventosas. Los bebés sanos y que han nacido en término suelen tener suficiente durante las primeras 24 horas con las reservas corporales que acumularon en el útero. Es normal que el recién nacido duerma mucho después del primer período de vigilia, quizás hasta un día entero.

Día 2:

Al segundo día el bebé tiene que tomar leche materna. La mayoría de los bebés comienzan a succionar el pecho durante las primeras 24 horas de vida. A partir de este momento comienzan a succionar mucho más a menudo y en mayor cantidad.

Se trata de un período que podría ser un tanto difícil para la madre porque es precisamente en este momento cuando suele sentir mayor cansancio después de dar a luz. Durante las primeras 24 horas, y cuando el bebé duerme más, la madre se encuentra bajo el efecto de la adrenalina. El cansancio aparece cuando el bebé quiere comenzar a succionar más.

Es importante que sepas y comprendas que es precisamente al segundo día de vida del bebé cuando va a necesitar succionar mucho para estimular una mayor producción de leche. El bebé tomará gotitas de calostro que a veces ni se ven. Deberías priorizar descansar cada vez que el bebé duerma un rato. Es probable que al segundo día quiera tomar el pecho entre 8 y 12 veces, o más. Durante la primer semana no deberían pasar más de 4 o 5 horas entre cada toma.

También es importante recordar que el bebé necesita alimentarse durante la noche. Si te despiertas y sientes que es hora de amamantar (sientes los pechos llenos) despiértalo y acércalo al pecho. Si no se despierta podrías cambiarle el pañol para que se espabile.

Día 3-5:

Al tercer, cuarto o quizás quinto día comienza a bajar la leche que ya no es calostro. Quizás tome de ambos pechos en cada comida y haga una pausa para dormir. A veces el bebé quiere tomar 2 o 4 veces antes de sentirse satisfecho (después de haberle dado los dos pechos, vuelve a darle el primero otra vez = «4 comidas»). Cuando haya bajado del todo la leche querrá, por lo general, hacer más pausas entre las tomas.

¿Se alimenta lo suficiente?

Una buena forma de darse cuenta de que el bebé está satisfecho es si él mismo suelta el pecho, se muestra activo y alerta entre las tomas, y orina y defeca varias veces al día. La caca del bebé cambia de color; pasa de ser negra, a verde amarronado y amarilla a medida que pasan los primeros días.