BBHM-BirthCenter-2

Las primeras horas con el bebé

Después de muchas semanas de espera y anhelo ahora ya sois una familia. Es hora de tranquilizarse. El contacto piel con piel es lo más importante y crear una situación óptima para facilitar el vínculo entre los padres y el niño. El bebé reconoce la voz de sus padres así que el personal sanitario, si no hay complicaciones, debería retirarse de la habitación y dejar sola a la familia. El bebé quiere oír la voz de sus padres, no la del personal sanitario (a veces suele pasar que el personal sanitario está tan contento y quiere felicitar a la familia, que no respeta esta necesidad de estar a solas de la familia.).

Es el comienzo de una nueva fase para el bebé y para la madre. El instinto del bebé hará que busque su primera ingesta. Para algunos bebés será muy sencillo, para otros más complicado y exigente. Hay que tener paciencia y dar al bebé el tiempo que necesite. Cada bebé es único y diferente al nacer y hay que respetarlo y sin seguir ningún modelo o patrón.

Las diferentes etapas del bebé:

Llanto inicial- en los primeros 60 segundos la mayoría de los bebés ya ha empezado a respiración y han comenzado a llorar Relajación- ha dejado de llorar y descansa para coger fuerzas. Por lo general todavía no ha intentado mirar, y descansa con los ojos cerrados Despertar- comienza a hacer pequeños movimientos con el cuerpo, especialmente los brazos y las piernas y mueve la cabeza también de delante hacia atrás Actividad- deja de moverse y abre los ojos. Es hora de buscar el pecho. Arrastre- estira las piernas buscando el pecho para llegar a él. La madre puede ayudarlo para que lo encuentre más fácilmente. Descanso- hace una pausa para coger fuerzas y alcanzar el objetivo. Familiarización- ha encontrado el pezón y la areola. Está cerca de su objetivo y se siente atraído, por su instinto, hacia el alimento que le garantiza su supervivencia. Es hora de lamer el pezón para formarlo y prepararlo para la primera toma de su vida. A veces interpone una manita y se lleva un dedo a la boca. Está acostumbrado a este gesto desde que estaba en el útero, y además sabe y huele al líquido amniótico, tan familiar y agradable para él.
Succión- ya ha encontrado su objetivo. Abre la boca grande y comienza a succionar el pezón. Sueño- después de haber tomado el pecho comienza un periodo de sueño largo. Es común que dure hasta 24 horas antes de volver a pedir el pecho.

Sources: - Abascal, G., & Huss, M. S. (2018). Att föda. Bonnier Fakta.