pre eclampsia

Preeclampsia

Preglife

ByPreglife

Vi har valt att samarbeta med experter som har en omfattande erfarenhet för att du ska få så relevant och faktabaserad information som möjligt under din graviditet, efter födseln och de första 2 åren med ditt barn.

En el embarazo hay cambios en la circulación sanguínea. La circulación se adapta al embarazo, hay más volumen de sangre, lo que disminuye la resistencia de los vasos. Por eso es habitual tener la presión arterial baja al comienzo del embarazo. hacia la segunda parte del embarazo la presión comienza a subir. Es común y la mayoría de las mujeres no sienten ningún cambio.

Pero si la presión arterial sube demasiado podría ser signo de que existen otras complicaciones. Una de ellas podría ser la preeclampsia. Lo primero que puede pasar es que se produce un incremento de la presión, sin que la mujer lo note, lo que conlleva a un aumento de proteínas en la orina. Este trastorno se llama preeclampsia. En los controles prenatales la matrona se encarga de tomar la presión y hacer un análisis de orina para detectar la preeclampsia a tiempo. La presión normal durante el embarazo debería ser 140/90. Si es más alta se considera hipertensión, se diagnostica preeclampsia cuando la embaraza tiene hipertensión y proteinuria.

La falta de tratamiento de la presión alta o preeclampsia podría conducir a que se vean afectados otros órganos del cuerpo. Muy rara vez podría conducir a un diagnóstico más grave: eclampsia y convulsiones. Como consecuencia podría darse el síndrome de Hellp (una variante de la preeclampsia). Se trata de una afección potencialmente mortal que afecta a varios órganos del cuerpo e impide que la sangre coagule.

La matrona se encarga de controlar la presión sanguínea y la presencia de proteínas en la orina, pero puedes estar atenta a otro tipo de síntomas que podrían indicar preeclampsia. Ellos son:

  • Dolor de cabeza: la subida de presión trae un tipo de dolor de cabeza persistente que no se alivia ni con paracetamol ni descansando.
  • Hinchazón: la proteína que se pierde por la orina conduce a la retención de líquido en el cuerpo.
  • Visión borrosa: destellos en los ojos o parpadeo intenso.
  • Náuseas o vómitos.
  • Sensación de malestar generalizado.
  • Dolor debajo de la costilla derecha.

Es normal tener varios de esos síntomas durante el embarazo. No dejes de comentárselo a la matrona si sientes síntomas similares para descartar una posible preeclampsia.

Por lo general la preeclampsia tiene poca incidencia. Afecta a entre un 2 y 10 % de los mujeres embarazadas. La preeclampsia es más frecuente en los primeros embarazos. Si ya has estado embarazada y no has tenido problemas con la tensión, es probable que tampoco tengas problemas con ella en el segundo embarazo. Dos de cada tres mujeres lo sufren la primera vez que quedan embarazadas.

En la actualidad se desconocen las causas de la preeclampsia, pero se cree que su aparición podría deberse a una mezcla de posibles factores de riesgo tales como la edad, el tabaquismo, el sobrepeso o desnutrición, la herencia genética y las características del embarazo.

Las causas de la preeclampsia son, como dijimos anteriormente, desconocidas. Pero lo que sí se sabe es que produce cambios en la placenta, lo que a su vez afecta negativamente a la nutrición del bebé. A las pacientes con preeclampsia se les hace un seguimiento muy preciso con ecografías para controlar el crecimiento adecuado del bebé y el adecuado flujo del cordón umbilical.

Fuente: - Myles Textbook for Midwives 16th edition Jayne Marshall Maureen Raynor - Pre-eclampsia: pathogenesis, novel diagnostics and therapies Elizabeth A. Phipps, Ravi Thadhani, Thomas Benzing, and S. Ananth Karumanchi. PMID: 30792480