Eden Photography00007

¿Se alimenta lo suficiente?

El estómago del bebé es pequeño el primer día de vida. Tiene el tamaño de una avellana o guinda (alrededor de 5-7 ml), lo que significa que se siente saciado después de varias tomas cortas y seguidas.

Después de unos días el estómago llega a tener el tamaño de una nuez (alrededor de 22-27 ml). Después de aproximadamente una semana tiene el tamaño de una pelota de pimpón aproximadamente (entre 45-60 ml). Dado el tamaño tan pequeño del estómago, el bebé necesita comer poco y a menudo. Por eso hace tomas tantas veces por día.

El bebé tiene que tomar el pecho también durante la noche

Durante la primera semana el bebé no debería dormir períodos demasiado prolongados. Tiene que succionar con fuerza el pecho, por lo menos, entre 8 y 12 veces al día. Si te despiertas y sientas que es hora de dar el pecho tienes que despertarlo colocándolo piel con piel contra tu cuerpo y ofrecerle el pecho. Si no se despierta podrías ayudarlo cambiándole el pañal para que se espabile. Durante la noche la prolactina —la hormona que produce la leche— llega a su pico. La leche se produce a demanda y por eso es bueno dar el pecho por la noche.

El bebé primero pierde peso

El recién nacido suele perder peso durante los primeros días de vida (hasta un 10 % del peso que tenía al nacer). Es normal. Pero hacia el cuarto o quinto día comienza a subir de peso de nuevo.

Señales de que el bebé está tomando lo suficiente

Señales de que el bebé se está alimentando correctamente:

  • Está satisfecho con la lactancia.
  • Orina, por lo menos, 6 u 8 pañales al día.
  • Defeca: la deposición pasa de ser negra y pegajosa (antes de que suba la leche materna) a verde amorronada y más bien líquida, y finalmente amarilla y granulada cuando comienza la lactancia. Es totalmente normal.
  • Entre las tomas se muestra despierto y activo.