9-Short-Months-Birth-Center-Verlillian (115 of 127)

No tengo suficiente leche

Es común que los padres se preocupen por si la cantidad de leche es suficiente para alimentar al bebé. Quizás el bebé quiera succionar el pecho a menudo y te surja la duda de si se estará o no alimentando correctamente. Es normal sentir esa inseguridad por no saber exactamente qué cantidad de leche está consumiendo el bebé. Es como si desearas tener pechos transparentes para poder ver la cantidad de leche que ingiera en cada toma, pero lamentablemente la naturaleza no lo ha hecho posible.

Señal de que la lactancia funciona

Estas señales demuestran que la lactancia es eficaz y el bebé se alimenta correctamente:

  • El bebé agarra el pecho con la boca bien abierta al succionar.
  • Succiona con fuerza y de manera activa y con una patrón de succión constante y normal, haciendo pausas de vez en cuando.
  • Tiene la barbilla contra el pecho y la nariz libre para poder respirar tranquilamente.
  • Se puede ver que succiona y mueve la mandíbula y traga.
  • Está cerca de ti.
  • Se muestra satisfecho y despierto entre las tomas, aunque pronto quiera volver a agarrar el pecho.
  • Moja por lo menos 8 pañales al día y defeca.
  • Sientes que tu experiencia de lactancia es positiva durante la toma y el pezón no tiene la misma forma después de cada toma.

Esto es lo que podrías hacer…

Si te cuidas, la producción de leche aumenta. Ten en cuenta lo siguiente: - Ten al bebé en contacto piel con piel contigo y de manera que pueda respirar libremente. Ofrece el pecho a demanda prestando atención a las señales del bebé al principio. Esto le dice al cuerpo que tiene que seguir produciendo leche y es beneficiosa para la lactancia. Cuando más das el pecho, más leche hay.
- Oferta a demanda. Ofrece entre 2 y 4 pechos (tomas), y vuelve a ofrecer el primer pecho nuevamente. Así hasta cuatro pechos. - Toma mucho líquido. En la nevera ten preparados zumos y smoothies para tomar bebidas nutritivas mientras estés produciendo leche. Ten siempre a mano algo para tomar mientras das el pecho. - Descansa mucho. Incluso durante el día podrías ir a la cama y dormir, cerrar las persianas y apagar el móvil. Aprovecha cuando el bebé duerma. Tendrás mucha más energía después por la noche y podrás producir más leche también. Es probable que hayas acumulado mucho cansancio desde la fase final del embarazo, el parto y los días posteriores. - Al mismo tiempo que el bebé succiona el pecho masajea delicadamente los pechos. - Pide ayuda en el centro de salud, centro de maternidad, servicio de pediatría o de apoyo a la lactancia.

Apoyo del centro de salud

En el centro de salud se interesarán por ver las características de cada toma y el comportamiento del bebé al pecho. Si los consejos anteriores no son suficientes en tu caso podrías utilizar un relactador, que es un sistema de alimentación suplementaria. Se trata de un recipiente que se cuelga al cuello de la madre y que contiene la leche materna extraída o de fórmula. Tiene una sonda delgada que termina en el pezón. Cuando el bebé succiona el pecho y la sonda recibe la leche materna o fórmula. Se alimenta correctamente, queda satisfecho y al mismo tiempo se estimula el pecho para aumentar la producción de leche para más tarde. Como consecuencia suele dejarse de utilizar el relactador porque la cantidad de leche aumenta y ya no se necesita.

El relactador se vende en farmacias e incluye instrucciones claras y precisas para utilizarlo en caso de que quieras probarlo en casa.

¡Consejo! Si te sientes incómoda con la sonda y sientes que se complica y te frustra, quítate el relactador en esta toma y vuelve a intentarlo en la próxima.

¡Recuerda! Si la piel del bebé tiene un tono amarillento (síntoma de ictericia) y si está somnoliento y se queda rápidamente dormido al pecho tienes que acudir al hospital.